Busca en el ISDEN

Reflexiones en torno a la revocatoria en Lima
Noticias de actualidad
Jueves, 04 de Abril de 2013 16:39

Compartimos un análisis de la Dra. Pilar Arroyo sobre el proceso de la revocatoria que acaparó la agenda política en Lima. Pilar nos ofrece interesantes puntos de reflexión en torno a este tema.

Agradecemos al Instituto Bartolomé de las Casas por compartir este documento que mostramos a continuación:

También pueden descargar el artículo original en PDF aquí.

 

Reflexiones en torno a la revocatoria en Lima

Pilar Arroyo

El resultado final del proceso de revocatoria del concejo limeño fue de 51.3% a favor del NO y de 48.63 para el SI, lo que determina que la alcaldesa Susana Villarán continuará al frente de la comuna hasta diciembre del 2014. De los 42 distritos que tiene Lima, 23 votaron por NO y 19 por el . Sin embargo, falta resolver la situación de los concejales, especialmente los de Fuerza Social, dado que todavía no se ha terminado de ver el caso de las actas observadas por la ONPE (Oficina Nacional de Procesos Electorales). Aunque al 91.66% del conteo parece muy probable que cerca de 23 de ellos sean revocados.

I.- LOS GANADORES

1.- La Alianza del No

El NO fue capaz de movilizar a su favor recursos y  también fue capaz de construir una amplia coalición que incluyó a nivel gremial desde la CONFIEP (Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas) hasta la CGTP (Confederación General de Trabajadores del Perú).  A nivel partidario la alianza abarcó un amplio espectro ideológico que fue desde la derecha, pasando por el centro y llegando a la izquierda, pues se alinearon con el NO el PPC (Partido Popular Cristiano),Perú Posible, Acción Popular, Somos Perú, Alianza para el Progreso, Partido Nacionalista de Lima, Tierra y Libertad, Ciudadanos por el Cambio Y Patria Roja. 

Igualmente logró, una amplia convocatoria que fue, al decir de Martín Tanaka  “desde Mónica Sánchez hasta Melcochita, de líderes de opinión a ciudadanos de barrios populares”. Pero también de importantes sectores de la sociedad civil (colectivos de mujeres, sectores eclesiales progresistas, agrupaciones de discapacitados, artistas, grupos culturales, Movimiento sin techo etc.). Además  tuvo el mérito de presentar  “una conducción disciplinada, objetivos claros, argumentos convincentes” lo que fue decisivo para su triunfo.[1]

2.- El Partido Popular Cristiano (PPC)    

Al interior del NO, nos parece que el que más ganó (si se puede hablar así) fue el PPC: su lideresa, Lourdes Flores Nano,  recuperó el terreno perdido en la anterior elección municipal, el partido tuvo la oportunidad de que nuevos cuadros se hicieran conocidos, como por ejemplo Pablo Secada y Alberto Valenzuela. También pudo mantener casi toda su bancada municipal. Supieron actuar disciplinadamente como partido, a la vez que lograron tomar una sana distancia de la extrema derecha, hoy más conocida como la derecha bruta y achorada (DBA). Lourdes Flores lo confirmó cuando dijo “El apoyo al ‘No’ ubica al PPC lejos de la derecha bruta, achorada y prepotente”. Sin embargo, todo ello no borra el hecho de que el PPC es un partido fundamentalmente limeño, sin mayor arraigo (y con gran resistencia) fuera de la capital.

3.- Susana Villarán y la Izquierda

Donde no hay  tanto consenso es en qué tanto ganó la izquierda y su lideresa Susana Villarán.  Para unos (como Fernando Villarán, Otra Mirada, Pedro Francke, Steven Levitsky, Paul Maquet, etc.) su triunfo es inobjetable, pues logró remontar una correlación dificilísima. Gustavo Gorriti nos recuerda que “Una encuesta de Ipsos Apoyo en noviembre del año pasado le daba una ventaja de más de 30 puntos porcentuales al Sí. Un 65% de encuestados decidía (con tarjeta) a favor del Sí, mientras que solo un 31% por el No (…) Perder más de 30 puntos porcentuales en dos meses es algo fuera de lo común, incluso en el Perú. Pero eso pasó con el Sí (…) Invectivas aparte, esos 30 puntos describen la dramática campaña y la espectacular victoria del No. El margen estrecho no importa, sino que en menos de dos meses la ventaja de 30 por ciento del Sí se haya convertido en victoria del No”[2]

Por otro lado, al igual que en el caso del PPC, la izquierda ha logrado perfilar nuevos liderazgos, como es el caso de Marisa Glave, Eduardo Zegarra, Marco Zevallos, entre otros.  Rol importante en esta victoria le cabe a la militancia izquierdista, que se movilizó arduamente. Como señala Laura Arroyo “La alcaldesa no hubiera logrado mantenerse en su cargo sin el apoyo constante y trabajo de base realizado por muchos militantes de izquierda que salieron a las calles durante cuatro meses a hacer un trabajo arduo y sistemático. Para ellos caben también aplausos luego de esta victoria”[3].

Esta victoria le permitirá continuar con las reformas principales planteadas para Lima: transporte, comercio mayorista de alimentos, cultura y no solo cemento, barrio mío, etc. Pero no menos importante, permitirá demostrar a la ciudadanía que la izquierda sí sabe gobernar. Además, la amplísima alianza forjada por el NO permitió atenuar un poco el clima de intolerancia que desde la salida del gabinete Lerner (diciembre del 2011) había logrado implantar en el escenario nacional la llamada DBA.

En cambio, para otros (César Hildebrandt, Augusto Alvarez Rodrich, etc.) el hecho de que casi todos los concejales de Fuerza Social hayan sido vacados, convierte a Susana Villarán en rehén del PPC y por tanto estamos frente a una victoria pírrica de ella y de la izquierda que representa. Fernando Villarán discrepa al respecto, el sostiene que  lo que estuvo en juego fue “el control de la segunda plaza ejecutiva del Estado peruano, la MML [Municipalidad Metropolitana de Lima], que concentra el 50% del PBI Nacional y  un tercio de la población del país. Lo que vimos en este proceso fue el intento de asaltar el poder de la MML utilizando el mecanismo de la revocatoria (hoy considerado obsoleto por muchos). Pero como hemos comprobado, el asalto fracasó, la alcaldesa y sus aliados lograron resistir el ataque y conservaron el poder. Por eso es un absurdo hablar de victoria a medias; en la política y en la guerra esto no existe, o se conquista el territorio desalojando al enemigo, o uno se queda sin nada. Las victorias son al 100% y las derrotas también. Y esto es lo que ha ocurrido en Lima”[4].

Raúl Wiener es de similar opinión. Para él “Esa no es una batalla de Pirro en la que se sacrifica todo el ejército, lo que parece igual a una derrota. Aquí el tema es que se paró una ofensiva, se conservó una posición estratégica y va a haber una nueva elección para componer el Concejo. La batalla no ha acabado. Pero si hay grandes derrotados, entre ellos no está la alcaldesa”[5].

II.- LOS PERDEDORES

1.-  Solidaridad Nacional, la agrupación de Luis Castañeda Lossio (alcalde de Lima por ocho años), es la que sale más magullada del proceso de revocatoria. Recordemos que su objetivo era lograr sentar en el sillón municipal a su líder, de allí su interés de vacar a todo el Concejo limeño para  forzar nuevas elecciones que le permitieran cumplir su anhelo. Como señalan los de Otra Mirada el ex alcalde “no ha cesado de mover los hilos tras bambalinas, sin atreverse a asumir públicamente su afán revocador y salir al debate a favor del mismo, aclarando de paso las graves denuncias que hay contra él por corrupción. Castañeda ha mostrado su desesperación y poco espíritu democrático sin poder esperar al 2014 para volver a medirse electoralmente en, suponemos, su afán de llegar al sillón municipal”[6].

2.- El partido aprista. Pero el APRA también ha sido golpeada, recordemos que su líder, Alan García, se sumó al SI cuando este subía como espuma. Los analistas coinciden en que, con la mira puesta en las presidenciales del 2016, buscó sacar de carrera a Castañeda (dándole como premio consuelo la Municipalidad de Lima), enterrar a la izquierda como opción para el 2016 y “reencontrarse” con el electorado limeño. Lo apoyaron en este afán connotados líderes del APRA como Jorge del Castillo, Mauricio Mulder y Nidia Vílchez. Aquí habría que agregar al personal que desde el Jurado Nacional de Elecciones, violando el mandato de imparcialidad que ha recibido, jugó abiertamente a favor de los revocadores.

3.- El fujimorismo. El tercer perdedor es el  fujimorismo. Esta agrupación política se sumó entusiastamente, desde sus inicios, al intento revocatorio, aunque un mes antes su lideresa, Keiko Fujimori, oficialmente se desvinculó del mismo dejando en libertad a sus simpatizantes para que voten por cualquiera de las opciones.  Sin embargo,  connotadas líderesas de esta agrupación  como Marta Moyano, Luisa Cuculiza, y otros, se mantuvieron en campaña por el SI hasta el final.

4.- Los medios de comunicación. Un cuarto derrotado son los medios de comunicación. Con honrosas excepciones (La República, Diario 16, La Primera), la mayoría de los medios de comunicación (prensa, radio TV), desde el inicio se alinearon con el SI.  Su cobertura mediática brilló por la falta de objetividad y más bien difamaron y desinformaron hasta el cansancio.  Luego del resultado favorable al NO buscan “interpretar” el resultado. Otra Mirada habla de un “operativo, por ahora mediático de erosión del papel jugado por Susana Villarán”[7] y Paul Maquet-Makedonski de una “campaña que quiere presentar una izquierda derrotada y en crisis”[8]. Efectivamente, reiteradamente repiten en todos los tonos que “Es una victoria ajustada, casi la mitad de los limeños revocaron a la alcaldesa, es un llamado de atención”.

Fernando Villarán nos recuerda al respecto que “En las últimas elecciones el presidente Ollanta Humala le ganó a Keiko Fujimori por un margen de tres puntos porcentuales, exactamente los mismos con los que ha triunfado el NO el domingo, y que se sepa nadie anda dudando de la legitimidad de su mandato. La mitad de los presidentes en el mundo son elegidos con márgenes menores a estos, lo que no debilita en lo más mínimo su autoridad y su gobierno” [9].

Por eso José Távara tiene mucha razón cuando nos dice que “la demolición mediática de la alcaldesa Susana Villarán sigue en marcha, como es evidente en artículos y editoriales que compiten en agresividad, denigración y envilecimiento. Los mueve un temor visceral a la consolidación de un bloque progresista y democrático, que se expresa en el intento de dividir y sabotear la gestión municipal que no han podido derrotar[10]

5.- Las encuestadoras. Un quinto perdedor a mencionar son las encuestadoras. Al igual que los medios, desde el inicio la mayoría se alineó con el SI, lo que se notaba claramente por la forma como elaboraban las preguntas. Por otro lado, una semana antes, conociendo el llamado voto estratégico (que la gente tiende a votar por el ganador), afirmaban muy sueltos de huesos que el escenario favorable al SI era casi imposible de remontar.  Como si ellos no supieran que según el Perfil del Elector, 20% del electorado peruano decide su voto una semana antes y 23% el mismo día de la elección[11].

Carolina Arrunátegui nos recuerda que “El año 2010, el presidente ejecutivo de Ipsos Apoyo, Alfredo Torres, publicó un breve artículo en el portal de Perú Económico, en el que explicaba cuál es el papel que juegan las encuestas en los procesos electorales. Torres llega a dos conclusiones: la primera es que las encuestas son importantes porque tienen la capacidad de influir en las decisiones electorales, tanto de la opinión pública como de los mismos candidatos (…) En el elector también tienen consecuencias importantes. Si bien la mayoría de electores vota por el candidato de su preferencia, existe un sector importante que prefiere llevar a cabo un voto estratégico: si las encuestas sitúan a su candidato favorito muy abajo en las preferencias, estos electores desvían su voto hacia alguno de los candidatos con más posibilidades. De este modo, sienten que están haciendo un voto “útil”. Queda claro, pues, que las encuestas tienen el poder de cambiar el rumbo de los acontecimientos en un proceso electoral” [12].

6.- La corrupción. Un sexto perdedor, no menos importante, y que engloba a muchos de los mencionados anteriormente, son los corruptos. Como bien afirma Pablo Quintanilla “El ejercicio político no tiene por qué ser turbio. Lo que ha unido a Susana y a Lourdes, a pesar de sus discrepancias ideológicas, es un comportamiento honesto y principista, y por eso ganaron (…) Finalmente, no sería mala idea recordar el 17 de marzo como el Día del NO a la corrupción, es decir, como el día en que Lima optó por la decencia”[13].

III.- LA SALIDA DE LOS REGIDORES DE FUERZA SOCIAL

Mucho se ha escrito al respecto, tratando de explicar qué pasó. Unos hablan de un votante selectivo que  a través de las  redes sociales (facebook, tweeter, etc.) recibió el mensaje de marcar SI del 1 al 22 y NO en adelante. El argumento era que así se evitaría ir a nuevas elecciones. Dado el estrecho margen entre ambas opciones, con que un reducido porcentaje lo hiciera se producía el objetivo de revocar a los regidores de Fuerza Social. Recordemos que esa fue la propuesta de Pedro Pablo Kucynski desde un inicio.  Raúl Wiener señala que lo que ha funcionado es el típico mecanismo que también opera en el voto preferencial, en el que una amplia mayoría define la tendencia principal y una estrecha minoría pone los nombres (…) La conclusión es que hubo poco más de 150 mil electores que decidieron ponerse en blanco y más o menos 80 mil en nulo, respecto a este sector político, favoreciendo que unos 30 mil votantes promedio los lancen a la calle” [14]

Otros hablan de una traición del PPC, que habría dado a sus partidarios esa consigna para que sus militantes solo salven a sus regidores. Pedro Francke discrepa con esta interpretación, él se pregunta “¿Por qué entonces no salen revocados los regidores del PPC? Porque en la parte de la derecha de la cédula donde estaban los regidores del PPC la ciudadanía votó mucho más en blanco. Eso es indiferencia, no apoyo, eso es desconocimiento, no decisión. Quieren convencernos de que este resultado se debe a Lourdes, cuando no es más que la casualidad de la forma como el JNE dispuso la cédula. De otra manera no puede explicarse que tampoco sean revocados los 2 regidores de las izquierdas cuyos nombres figuran en la parte derecha de la cédula de votación”[15]

Sin embargo, otros apuntan más bien a que la revocatoria de los concejales de Fuerza Social es fruto del alto número de blancos (que son mucho mayores a partir del casillero 21 de la cédula), nulos y viciados. Martín Tanaka dice que esto no sería producto del voto cruzado, sino de la flojera de muchos electores[16].  Y finalmente para otros, el resultado es fruto del diseño de la cédula o del azar (Aldo Mariátegui) o como dice Levistky “No fue un mensaje del electorado, sino un accidente”[17]

IV.- EL FUTURO

1.- Vamos a elecciones

Todo parece indicar que tendremos nuevas elecciones para elegir regidores en octubre. Dichos regidores asumirán el cargo en enero, por lo que solo estarán doce meses en el ejercicio de sus funciones.  Como nadie nace sabiendo, cuando ya entiendan algo del manejo municipal ya tendrán que dejar el cargo.

Por otro lado, nos preocupa que este nuevo proceso electoral aumente la irritación del electorado  limeño. Irritación que ha quedado demostrada con el inusual hecho de que el 26% de miembros de mesa no hayan cumplido con su deber ciudadano y en el alto porcentaje de ausentismo (16%) y de blancos. Caretas dice que  En la columna de la izquierda donde estaba el grueso de regidores de Fuerza Social el promedio de blancos y viciados bordea el 13%. En la vereda de enfrente el porcentaje llega en promedio el 18%. Un cifra histórica en lo que votaciones se trata”[18]

También ha sido inusual el hecho de que los electores hayan tenido que recurrir, en diversos lugares, a “chanchitas” (colectas) para pagar a alguien para que acepte integrar  la mesa y así poder sufragar.

2.- Se abre debate sobre pertinencia de revocatoria

Es conveniente recordar que esta figura no existe sino en algunos países como Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia, 32 estados de EE.UU., 6 regiones alemanas,  y British Columbia en Canadá.  Perú ostenta el record mundial de revocatorias. En 15 años (desde que comenzó a operar, 1997) en 9 procesos, hemos intentado revocar a  4,712 autoridades, habiendo sido revocados 277 alcaldes y 1,208 regidores[19]. Fernando Tuesta señala que “El 92% de estas autoridades se encuentran en circunscripciones con menos de 5 mil electores, en su mayoría en zonas rurales, en donde se convive con comunidades campesinas”[20].

La revocatoria fue concebida como un mecanismo para profundizar la democracia. Mientras ésta tuvo lugar en el interior del país, en pequeñas circunscripciones electorales, nadie le prestó mayor atención. Pero ahora que se ha realizado en Lima, donde se encuentran 6,300,000 electores, ha concitado la atención de muchos que han descubierto que en todos los casos fueron promovidas por el que perdió las elecciones, convirtiéndose en un instrumento de venganza política, que más bien daña la democracia.

En el caso de Lima también se ha constatado que, mientras en cualquier otra jurisdicción se exige las firmas del 25% del padrón electoral para autorizarla, en Lima se exige que sea ¡el 6.7 de electores!, cuando debería ser al revés, para Lima, la exigencia de firmas debe ser mayor.

Y en general se constata el absurdo de que un alcalde tenga que obtener más votos en un intento de revocatoria que el que tuvo para ser elegido. Efectivamente, para ser elegido se requiere sólo mayoría simple sobre los votos válidos, pero para mantenerse en el cargo, se exige la mitad más uno de los votos válidos. Es decir, que aún obteniendo en la revocatoria más votos que en la elección inicial, una autoridad puede terminar revocada.

Otro de los absurdos es que se reembolsa el dinero gastado al revocador, si este triunfa en el proceso electoral. Esto constituye un aliciente para animar a más personas a incursionar en el negocio de las revocatorias.

Hay pues la necesidad de abrir un serio debate si se elimina o reforma el mecanismo de la revocatoria para que realmente cumpla con el objetivo de consolidar la democracia en nuestro país. Coincidimos con Javier Torres cuando afirma que “Lo que queda claro es que la revocatoria es una poderosa herramienta con la que los electores pueden cambiar el destino de un gobierno. Por ello, desterrarla de nuestro sistema político quizás genere malestar en la ciudadanía, pero reformarla para hacer más previsibles sus consecuencias no sería una mala idea”[21]

3.- Y sobre si Susana Villarán podrá gobernar Lima

Para muchos, el descabezamiento de su lista de concejales la pone en serios aprietos para poder conducir Lima hacia los objetivos propuestas por ella. Nos parece que esa afirmación no toma en cuenta:

1.- Que de aquí a diciembre gobernará con los accesitarios de Fuerza Social, que son los que reemplazarán a los revocados. Los elegidos  en octubre del 2013, recién asumirán en enero del 2014 y mínimo demoraran unos tres meses en familiarizarse con el cargo. Ello le da casi un año para consolidar su gestión. Por otro lado es muy probable que cuando los nuevos asuman sus cargos, los proyectos emblemáticos de la gestión Villarán ya estén bien encaminados.

2.- Villarán firmó un Compromiso por Lima con el PPC, el 24 de enero de este año, como paso previo para lograr su respaldo. Salvo el primer punto, dicho compromiso asegura la continuidad de sus principales objetivos. La revista Caretas señala al respecto que “De arranque, el primer punto trata del "respeto a la familia" y se opondría a la ordenanza de no discriminación por orientación sexual que nunca pudo sacar adelante la confluencia. Los otros cuatro (seguridad ciudadana, continuar con la reforma del transporte, consolidar el funcionamiento del Mercado Mayorista e institucionalizar programas de ordenamiento como Barrio Mío y de Vivienda Popular) parecen ir de la mano de los intereses de FS [Fuerza Social][22].

4.- Y también si se comienza a configurar un nuevo mapa político

Santiago Pedraglio señala que “Al Apra y al fujimorismo, tan cercanos durante el último gobierno de Alan García, los une el haberse instalado como los mejores representantes de la derecha económica más intransigente (basta recordar la tesis del perro del hortelano). Los emparenta, además, el hecho de ser las fuerzas políticas más intolerantes y la absoluta dependencia de sus respectivos líderes [23].

Los de la Organización no Gubernamental (ONG) Desco nos dicen que “el proceso de revocatoria que está concluyendo, muestra la importancia y la fuerza creciente que está adquiriendo la contradicción que enfrenta a quienes defienden la institucionalidad democrática y una manera civilizada de entender la política, con aquellos otros sectores, defensores y beneficiarios del todo vale, enemigos de toda forma de transparencia y abanderados del mercado en sus versiones más oscuras y salvajes. Que liberales y socialistas se hayan encontrado juntos coyunturalmente en la defensa del No puede ser una señal de los desafíos que los actores de la política peruana eventualmente deberán enfrentar en los años venideros, máxime cuando observamos la precariedad de algunas instituciones del Estado, como las que están a cargo del proceso electoral” [24]

 Otra mirada es del mismo parecer. Afirma que “este alineamiento de fuerzas nos hace ver los caminos que se van decantando en la política peruana más allá de las opciones de gobierno (o desgobierno) que pudieran existir. Por un lado, quienes quieren regresarnos a la época de la cleptocracia fujimontesinista, con el “todo vale” como lema, y por otro, la insistencia en la construcción democrática, un empeño plural de fuerzas, como única forma de gobierno, pero sobre todo de esperanza para encontrar un camino para desarrollar el país a favor de las grandes mayorías”   


[1] ) Martín Tanaka “Balance inicial de la revocatoria” La República, el domingo 24 de marzo de 2013.

[2]) “Las palabras” Caretas 2275 del 21 de   marzo del 2013.

[3] ) “La victoria conveniente” 26 de marzo del 2013. En http://www.otramirada.pe/content/la-victoria-conveniente

[4]) “17 de marzo, una victoria contundente”, 20 de marzo del 2013. En http://compartidoespacio.blogspot.com/2013/03/17-de-marzo-una-victoria contundente.html

[5]) Raúl Wiener “La batalla de Lima no ha terminado” La Primera, 25 de marzo de 2013

[6]) Otra Mirada,  “Una lección democrática”. Editorial del 14 de marzo del 2013. Se puede bajar de otramirada.pe

[7])  “La lealtad política en la victoria de Susana”, 19 de marzo del 2013.

[8] ) “Un paso pa’trás, pero tres para adelante” lamula.pe 30 de marzo del 2013

[9])  Fernando Villarán art.cit.

[10])  José Távara “Demolición en marcha”, La República, 23 de marzo de 2013.

[11]) Jurado Nacional de Elecciones, Agosto 2010 p.32. Estudio encargado, a nivel nacional a Ipsos Apoyo con el fin de “ conocer las actitudes y comportamientos que tienen los ciudadanos peruanos frente a los procesos electorales” .

[12]) Arrunátegui, Carolina . “Revocatoria 2013: la prensa, las encuestas y el peso de las palabras ”. En Revista Argumentos, año 7, n° 1. Marzo 2013. Disponible en http://revistargumentos.org.pe/revocatoria_2013.html ISSN 2076-7722

[13] ) Pablo Quintanilla El día del NO Diario 16, 21 de marzo de 2013.

[14]) Raúl Wiener “Un balance de los primeros resultados”. La Primera, 21 de marzo de 2013.

[15]) ¡Ganamos! En Hildebrandt en sus Trece, del 22 al 28 de marzo del 2013, p. 12.

[16]) Según Martín Tanaka:  Resultados de revocatoria no serían producto del voto cruzado lamula.pe, 21 de marzo de 2013

[17] ) Entrevista de José Miguel Silva Steven Levitsky:  "La revocatoria no se usará más en Lima" en laprensa.pe , 30 de marzo del 2013

[18] ) “Lo Que le Pica a los Conos” Caretas Nº 2276, 27 de marzo de 2013.

[19]) Cf. La República , 20 de marzo del 2013.

[20] ) “Eliminar los incentivos perversos de la revocatoria” en  La República, 28 de marzo de 2013

[21] ) Javier Torres Villarán después del NO Diario 16, 20 de marzo de 2013.

[22] ) “Después de la Ola: Llegó el Tsunami” Caretas Nº 2275, 21 de marzo de 2013.

[23] )  Santiago Pedraglio “Los bloques de la revocatoria” Perú.21, 22 de marzo de 2013.

[24]) Desco Opina “Reflexión post revocatoria”, 21 de marzo del 2013. En desco-opina.blogspot.com

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

.
Calle Los Girasoles, Mz. "M" Lt. 20, Los Jazmines de Naranjal,
Los Olivos, Lima, Perú
Telef: (511)637-2915 / Email: isdenmsc2009@gmail.com
Copyright © 2017 - Instituto de Salud MSC "Cristoforis Deneke" - ISDEN