Busca en el ISDEN

Alza de alimentos atenta contra el derecho a la alimentación
Bioética y humanización
Viernes, 28 de Septiembre de 2012 16:14

El alza de los alimentos  es un gran problema mundial que cuestiona las conductas éticas de los gobernantes. No es la falta de recursos el detonante de este problema, es la falta de voluntad política y las conductas econóomicas inmorales que hace prevalecer el lucro frente al derecho innegable a la alimentación de todas las personas. Compartimos este artículo, gracias a nuestros amigos del IBC:

Imagen: INTERNET

Al igual que en el año 2008, hoy asistimos a una creciente alza de los alimentos, que impacta fuertemente en un derecho fundamental: el derecho a la alimentación. Si bien la causa inmediata es la sequía que afecta a los Estados Unidos, el problema viene de atrás, debido a las siguientes razones

1.- La falta de voluntad política de los gobiernos para destinar fondos y mejorar la agricultura mundial. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) esta es la cifra más elevada desde 1970 y agrega que el hambre ha aumentado no como consecuencia de las malas cosechas, sino debido a los elevados precios domésticos de los alimentos, así como a los menores ingresos y al creciente desempleo fruto de la crisis económica mundial. Raúl Benítez, representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe señaló que “Por primera vez en la historia la humanidad se encuentra en condiciones de acabar con el hambre en el mundo (…) Si analizamos la capacidad de producción, no debería haber hambre” (Mundo…)

Pero para ello se requiere destinar fondos para evitarlo. Sin embargo, el 30 de junio del 2008 Jacques Diouf, Presidente de la FAO, había solicitado a los líderes mundiales US$ 30 mil millones anuales para relanzar la agricultura y evitar amenazas futuras de escasez de los alimentos y aliviar la situación de los 862 millones de personas que entonces padecían hambre (hoy lo padecen 1,020 millones). Sólo obtuvo el ofrecimiento de destinar US$ 1,875 millones anuales a dicho fin. El aparente motivo: la escasez de fondos para ello. Pero ese mismo año en el rescate financiero mundial “los gobiernos de Estados Unidos y Europa gastaron en una semana el equivalente al monto que se necesita para paliar el hambre en el mundo por casi 50 años” (Bajo La Lupa, p.10).

2.- Al hecho que, sobre todo desde el 2008, los inversionistas especulan con las compras de alimentos, como una forma de protegerse contra las turbulencias financieras mundiales.

3.- A los bio combustibles. Al Gore señala  que incrementan los precios de los alimentos “mediante la transferencia del uso de las buenas tierras de cultivo, desde la producción de alimentos a la de combustibles”, atentando contra la seguridad alimentaria. Y “estimulan el desmonte de bosques tropicales y subtropicales (…) de manera que amenazan la biodiversidad” (p.116)

Recordemos que en conjunto, el petróleo, el carbón y el gas natural aún proveen el 85% de la energía primaria que actualmente utilizamos en la Tierra. Estos tres combustibles fósiles juntos constituyen la mayor causa del calentamiento global. Por ello se plantea el uso de nuevas energías alternativas, entre ellas los bio combustibles. Estos son de dos tipos:

  • Biodiesel, cuya materia prima es la soya, canola, Palma, Jatropa y grasas animales. Este tipo es producido mayormente por Argentina, Holanda, Alemania, Malasia y Estados Unidos.
  • Etanol, cuya materia prima es maíz, remolacha y caña de azucar. Y es producido mayormente por Brasil, Estados Unidos, China, India y Francia.

Sin embargo, actualmente hay una polémica sobre si los biocombustibles son efectivamente mitigadores o no. Por un buen tiempo se sostuvo que sí y por eso se logró que diversos gobiernos subvencionen su producción. Como señala Margarita Benavides, del Instituto del Bien Común (IBC) “Los biocombustibles son considerados como energía “limpia”, en la medida que su uso no produce C02. Sin embargo, debe calcularse todo el C02 que se consume en su producción y transporte, con el uso de maquinarias que funcionan con combustibles fósiles (p.277). Al Gore es de similar opinión. El sostiene que los biocombustibles por lo general emiten casi tanto CO2  a la atmósfera como la producción y uso de los combustibles derivados del petróleo que reemplazan.

FUENTE: Boletín: "De la exclusión al reconocimiento" del Instituto Bartolomé de las Casas, Setiembre 2012

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

.
Calle Los Girasoles, Mz. "M" Lt. 20, Los Jazmines de Naranjal,
Los Olivos, Lima, Perú
Telef: (511)637-2915 / Email: isdenmsc2009@gmail.com
Copyright © 2017 - Instituto de Salud MSC "Cristoforis Deneke" - ISDEN