Busca en el ISDEN

Perú: Balances 2012 y perspectivas 2013
Análisis y reflexión
Viernes, 01 de Febrero de 2013 17:04

Compartimos un artículo de la Dra. Pilar Arroyo, del Instituto Bartolomé de las Casas, que invita a la reflexión sobre los principales puntos de la coyuntura nacional. Como siempre Pilar ofrece una punto de vista bien documentado al respecto.

Pueden leerlo a continuación o descargar el archivo original en PDF 

ECONÓMICO

El 2012 volvió a ser un buen año para la economía peruana, que cerró con un crecimiento del 6.3% del Producto Bruto Interno (PBI), con una  inflación del 2.65% (una de las más bajas de la región), con un índice oficial de pobreza del 27.8% y con una creciente presencia de  nuevas capas medias.

Si bien el tema de la distribución equitativa de dichos beneficios a la población sigue esperando, durante el 2012 hubo algunos pequeños avances: se amplió la cobertura de los programas sociales (juntos, pensión 65, Beca 18, SAMU, etc.), se cumplió con el segundo tramo ofrecido (75 soles) del salario mínimo vital, el INEI informó que el  ingreso promedio mensual de los trabajadores urbanos se situó en  S/. 1,286.90 (aumentó 7,2% con relación a año anterior), hay un mayor acceso a vivienda y es innegable la mejora en la capacidad de consumo de algunos sectores de la población.

Sin embargo, se mantienen indicadores sociales preocupantes, recordamos algunos de ellos:

  • a) educación: calidad bajísima, se destina sólo 2.9% del PBI cuando el promedio de la región es 6%.
  • b) salud: 25% de la población no tiene acceso a un servicio de salud, 50% de los que sí lo tienen no pueden comprar toda la receta debido al alto costo de los medicamentos, existe mal trato a los usuarios, y se destina solo el 1,7% PBI, siendo el promedio regional casi el doble.
  • c) empleo: 60% de la fuerza laboral sigue trabajando de forma informal [1];
  • d) Ingresos: La participación de las remuneraciones en el Ingreso Nacional es 19% del PBI (en 1980 era 50%). Un estudio del PNUD señala que “En términos comparativos, esta distribución se encuentra entre las más extremas de la región y es la que más penaliza a la masa salarial. En economías más industrializadas y con mayor capacidad de agregación de valor, como la brasileña o la argentina, la parte de los salarios representa entre el 35 y el 40% del PIB”[2].
  • d)  Jubilación. Solo el 23% de la población mayor de 65 años cuenta con una pensión de jubilación, según los expertos del Foro Regional de la Seguridad Social para las Américas. En Brasil, de acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lo tiene el 71,6% de la población mayor de 60 años, En Argentina el 69,2% y en Chile el 51,8%[3].

Estos indicadores (y otros más) nos recuerdan que el tema de una adecuada distribución de los frutos del crecimiento económico sigue siendo un reto para la sociedad peruana. Sin embargo, nos parece que durante el 2013 no será afrontado, pues a estas alturas es evidente que el gobierno del Partido Nacionalista de Ollanta Humala parece haber optado por mantener el modelo económico, basado en la extracción de los riquísimos recursos naturales con los que cuenta el país. Su apuesta es que a través de los  impuestos podrá captar los recursos necesarios para impulsar los programas sociales, con los cuales se asegura el respaldo de la población.

Como el  2013 continuará siendo un buen año para la economía peruana, el Presidente se siente cómodo con esta opción.  Efectivamente, diversos pronósticos señalan que habrá un crecimiento cercano al 7% del PBI.  Efectivamente, las expectativas de crecimiento para el 2013, según Alfonso García Miró, vicepresidente de la CONFIEP (Confederación de Instituciones Empresariales Privadas) está entre 7 y 9% del PBI)[4], aunque la consultora Macroconsult estima tasas de entre 6.8 a 6.9% del PBI .

 José Távara, Profesor de Economía de la PUCP también habla de que creceremos entre 6 y 7% del PBI y agrega que “Tasas de crecimiento del Producto Bruto Interno de 6% durante varios años han empujado el incremento de la clase media en el Perú”  Pero señala que “Para que el PBI siga creciendo a tasas altas en los próximos años hay una enorme tarea pendiente en sectores claves como educación, salud y seguridad; invertir en estos sectores no solo elevaría la calidad de vida, sino también la productividad de los trabajadores peruanos”[5].

Estas previsiones de crecimiento se dan a pesar que Estados Unidos y la Unión Europea siguen en problemas. Sin embargo, la economía peruana tiene cuatro fortalezas que le permitirán seguir creciendo en el 2013. Ellas son: a) nuestras amplias Reservas Internaciones Netas (RIN) (US$ 63,986 millones a diciembre del 2012)[6]; b) el hecho de tener una deuda pública total que asciende al 20.9% del PBI., Pero también: c) nuestro mayor intercambio comercial con Asia (especialmente China) y América Latina. Por otro lado,  d) en épocas de crisis los inversionistas buscan refugio en el oro y la plata y nosotros somos segundo productor mundial de plata y sexto en oro.                                                 

SOCIAL

En el centro de la noticia, sobre todo en el primer semestre del 2012 estuvieron los conflictos socio ambientales (65.2% del total) y en el segundo los de los empleados públicos (educación, salud, Poder Judicial) que demandaban un incremento en sus remuneraciones.  La ONG CooperAcción señala que actualmente, encabezamos la lista de países con mayor conflictividad en la región.[7] La Defensoría del Pueblo señala que dichos conflictos produjeron 24 muertos (todos ellos civiles) y 649 heridos entre civiles, policías y militares.

Es importante destacar que durante el 2012 hubo un avance en tres importantes demandas ambientales, relacionadas con los conflictos sociales:

+ El reconocimiento de la insuficiencia del marco legal actual

Una reiterada crítica de los grupos ambientalistas ha sido que el marco legal de los proyectos extractivos no toma en cuenta el cuidado del medio ambiente, ni los derechos de la población.  Ello ha sido reconocido por el propio Presidente Humala, en diversas oportunidades, entre ellos en su Mensaje del 22 de junio y del 28 de Julio.  Por eso se habla de la necesidad de nuevas reglas, ya que el contexto en que se dio el marco legal anterior no es el mismo. Este fue dado en los 90s,  cuando el Perú afrontaba las consecuencias de la segunda hiperinflación más alta de la historia mundial, junto con la violencia terrorista de Sendero Luminoso (SL). Ambos hechos, junto con los precios de las materias primas, desalentaban la inversión. Además, en ese entonces, los temas ambientales no eran prioritarios en la agenda mundial.

Este reconocimiento llevó al gobierno a nombrar una comisión para que hiciera una nueva propuesta. La Comisión culminó su trabajo, pero el tema está entrampado en el Consejo de ministros, debido a las fuertes resistencias de ministerios como el de Energía y Minas y Economía, así como de grupos empresariales que se niegan a cualquier cambio[8].

 +  El reconocimiento del agua como un derecho

A raíz del problema de Conga se organizó la llamada Marcha del Agua de Cajamarca a Lima (del 1 al 10 de febrero). Dicha marcha tuvo el mérito de poner en agenda la responsabilidad que cabe al estado en garantizar este derecho. El abogado Juan Carlos Ruiz, señala que “el Estado está en la obligación de garantizar cuando menos tres cosas esenciales: el acceso, la calidad y la suficiencia”, Y nos recuerda que en la Ley de Recursos Hídricos (Ley 29338) el derecho de la población al agua antecede a su uso productivo. En ella figuran claramente las prioridades en el uso del agua siendo la tercera prioridad la de su “uso productivo” (artículo 42), estando en la sexta prioridad el uso minero”[9].

En su Mensaje Presidencial de Julio del 2012 el Presidente Humala señaló que “requerimos construir un marco jurídico y una política estatal que armonice las actividades extractivas con los legítimos intereses de preservar los recursos naturales: Propongo al Congreso de la República un Proyecto de Reforma Constitucional a fin de reconocer en la Constitución el Derecho fundamental al agua[10] Y El 14 de agosto del 2012, el Acuerdo Nacional, en su sesión conmemorativa de su décimo aniversario, reconoció “el acceso al agua potable, imprescindible para la vida y el desarrollo humano de las actuales y futuras generaciones”

 + La creación de un organismo independiente encargado de los estudios de impacto ambiental.

El recientemente creado Sistema Nacional de Certificación Ambiental (SENACE)  evitará que siga siendo el mismo ente encargado de promover la inversión (el Ministerio de Energía y Minas), el que apruebe los estudios de impacto ambiental (EIA). De ahora en adelante será un organismo técnico e independiente el que los realice. Recordemos que este ha sido uno de los principales puntos de agenda planteados desde la sociedad civil desde hace muchos años.[11]

No obstante los avances del 2012, durante el 2013 es previsible que la alta conflictividad social que vivimos el año anterior continúe, debido a:

 1.- La postura gubernamental

El gobierno ha anunciado que seguirá priorizando los proyectos extractivos. Incluso ha anunciado que Conga y Tia María serán retomados. Y también,  por lo que afirman los de la ONG Cooperación, que la “estrategia de abordaje de los conflictos desde el Estado no ha variado mucho, pese a los anuncios hechos a mediados de año [y al cambio del gabinete Valdéz por Jiménez]: las estrategias siguen siendo predominantemente reactivas y la principal hipótesis que se maneja desde el Estado y que intenta explicar los conflictos, es la del complot (…) Tampoco se reconoce ninguna demanda o agenda legítima de parte de las poblaciones y sus organizaciones. Pero además, la tesis del complot termina justificando las respuestas autoritarias frente a los conflictos: los estados de emergencia y la militarización frente a la necesidad de fortalecer prácticas y una institucionalidad democrática”[12].

Preocupa también el camino escogido por el gobierno para disminuir los conflictos sociales y que ha sido dado a conocer a la opinión pública a través del llamado informe Willaqniki, que es el informe preparado por la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad (ONDS) de la Presidencia del Consejo de Ministros. En dicho informe, se dice que “La data disponible en el sistema de información de la Oficina muestra que, a noviembre del presente año, se tenían registrados en todo el país, 20 casos resueltos y 66 en gestión. Estos últimos están relacionados con la actividad minera (21), los hidrocarburos (10), la minería informal (10) los agrarios (8) y demarcación territorial (6)[13]. Sin embargo, la Defensoría del Pueblo nos habla de 227 conflictos, de los cuales 164 (72,2%) están activos y 63 (27,8%) están latentes[14].  La razón de la discrepancia está en que la ONDS usa una metodología alternativa a la Defensoría del Pueblo para poder presentar que en realidad hay menos conflictividad social.

Como bien señala Javier Torres “se ha optado por dejar de llamar a las cosas por su nombre y así satisfacer a quienes andan preocupados por el alto número de conflictos que registra el informe mensual de la Defensoría del Pueblo sobre el tema. El ejercicio es tan simple y poco elegante que lo que antes se llamaba conflicto ahora tiene tres nombres, que en realidad son parte de lo que podríamos llamar el desarrollo de un conflicto. Así, según la ONDS, tenemos: diferencias, controversias y conflictos. La diferencia es un "conflicto de juicio u opinión (…) que ocurre cuando una de las partes considera que la(s) otra(s) ha(n) llegado a conclusiones equivocadas sobre hechos reales", mientras que la controversia sería la "oposición de intereses o posiciones acerca de un hecho, una acción o decisión", y el conflicto se reduce a un "proceso social dinámico en el que dos o más partes interdependientes perciben que sus intereses se contraponen (…), adoptando acciones que pueden constituir una amenaza a la gobernabilidad y/o el orden público"[15].

2.- Pero también porque el malestar ciudadano es fuerte. Dos estudios nos lo recuerdan:                                     

  • 2.1 Un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) destaca que “Pese a la reducción de la pobreza, la desigualdad y el desempleo, persiste una percepción de injusticia en la mayoría de los peruanos (…) solo un 14% de la población cree que los ingresos del país se distribuyen de forma “muy justa” o “justa”, por debajo del promedio latinoamericano, que se sitúa en un 20% (…)  apenas uno de cada diez peruanos sostiene estar “satisfecho” o “muy satisfecho” con el funcionamiento de la economía, muy por debajo del 25% de latinoamericanos que expresan lo mismo a lo largo del período” Y agrega que  “Las expectativas ciudadanas se centran en el campo de los derechos más que en el modelo económico como tal. Desde el derecho a la educación, la salud y el empleo digno, hasta el derecho a un trato justo y sin violencia. Lo que se demanda son mejores condiciones de vida y oportunidades equitativas de acceso al desarrollo” [16].
  • 2.2 Una investigación de la Universidad de Vanderbilt y el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) nos habla de “la paradoja peruana”, refiriéndose al hecho de que a pesar de casi una década de crecimiento económico y mejora en algunos indicadores como la pobreza y el desempleo, la ciudadanía manifiesta un alto grado de descontento.

Los autores tratan de explicar esta situación señalando varios motivos: afirman que puede deberse al legado de desigualdad y la falta de representación política. Pero también a que “A pesar que los indicadores económicos han mejorado, es claro que las mejoras en el ingreso promedio no son tan profundas como uno quisiera (…) Por eso Solo 1 de cada de cada 9 encuestados afirma que el ingreso les alcanza bien y pueden ahorrar. Casi el 50 por ciento (48.2 por ciento) señala que el ingreso no les alcanza (…) Pero no solamente los ingresos no se han incrementado significativamente, sino que el progreso moderado que se registra en las estadísticas no está uniformemente distribuido”

Otro factor es que “En momentos claves de su historia, los peruanos se aglutinaron en torno a presidentes que prometían cambios, pero esas esperanzas iniciales siempre se tornaron en amargos desengaños. La memoria de estas esperanzas frustradas está aún presente” .

Alimentan también el malestar el profundo sentimiento de inseguridad que afecta a la mayoría de la ciudadanía (48.6%) con una alta percepción de inseguridad y una alta victimización por delincuencia, siendo la principal forma de delito el hurto. Así como también el tema de la corrupción “Alrededor del 80 por ciento de la población cree que la corrupción está algo o muy generalizada en el país” [17]

POLÍTICO

            Aunque durante el 2012 han sido recurrentes diversos temas como el pedido de indulto de Alberto Fujimori, los ataques a la Comisión de la Verdad y Reconciliación, la creciente presencia de Sendero Luminoso y el pedido de Revocatoria de la alcaldesa de Lima, por razones de espacio centramos nuestro comentario en el desempeño de la Presidencia de la República.

            Recordemos que la elección del gobierno actual estuvo marcada por una fuerte polarización, pues unos temían que Humala se convirtiera en el quinto jinete del Apocalipsis. En cambio, para otros,  Humala encarnaba la esperanza de cambios que mantuvieran el crecimiento pero con distribución y cuidado del medio ambiente, entre otros. Veamos si durante el 2012 se concretaron los temores y/o  las esperanzas que generó.

1.-Los temores eran:

  • Que se iba a  perpetuar (quedar) en el poder más allá de su periodo de gobierno. En lo que a él concierne no hubo ningún indicio al respecto durante el 2012. Pero sí fue un tema recurrente la posibilidad de que su esposa Nadine Heredia (que está construyendo su espacio propio) pudiera intentar postular en el 2016. Lo acaba de negar, pero todos sabemos que en política eso no garantiza nada.
  • Que repitiera lo que Alberto Fujimori hizo durante su gobierno en la década  de los noventa: controlar y manipular, desde el Ejecutivo, a los otros poderes del Estado. No hay nada al respecto.
  • Que no respetara la libertad de expresión (entendida como la libertad de los dueños de los medios de comunicación). Este temor tampoco se ha concretado.
  • Que acabara con el crecimiento económico que el Perú viene teniendo desde el 2001. El crecimiento se mantuvo durante el 2012 y todas las proyecciones señalan que continuará durante el 2013.
  • Que no supiera manejar nuestras difíciles relaciones con Chile. Tampoco se ha concretado este temor. Humala ha continuado el acierto del gobierno anterior, de manejar el problema de límites marítimos a través del Tribunal Internacional de La Haya, que emitirá sentencia en Julio de este año.

2.- Las esperanzas eran

  • Que el crecimiento viniera acompañado con una adecuada redistribución de sus frutos para toda la población. Algo se ha avanzado a través de las políticas sociales y el aumento de salarios, aunque no en la magnitud que la población esperaba.
  • Que se respetaran los derechos humanos. Algo se ha avanzado con la creación del Vice ministerio de Derechos Humanos  y con el aumento del Presupuesto del 2012 para Reparaciones (pasó de 40 millones de soles durante García a 140 millones ahora). Sin embargo, no se ha tomado ninguna iniciativa para derogar los decretos dados por Alan García que criminalizan la protesta social y están a la base de las 196 muertes habidas en conflictos sociales durante su gobierno.
  • Que O. Humala iba a liderar la lucha contra la corrupción. Este fue un ofrecimiento central de su campaña, recordemos la frase “la honestidad hace la diferencia”. Lamentablemente el caso del ex vicepresidente Omar Chehade congeló cualquier iniciativa al respecto.
  • Dada su condición de militar se esperaba que pudiera afrontar las tres grandes amenazas a nuestra seguridad que los peruanos hoy afrontamos: el incremento de la delincuencia, el narcotráfico y la creciente presencia de los  rezagos de Sendero Luminoso, en sus dos vertientes: Proseguir (en el VRAEM) y el grupo que responde a Abimael Guzmán Reynoso (a través del MOVADEF).  Sin embargo, a la fecha, no hay casi nada que mostrar, salvo la captura  del líder senderista (de la facción de Guzmán) Artemio en el Alto Huallaga.
  • Que diera un tratamiento distinto, más dialogante a los conflictos sociales. Aquí la actuación ha sido zigzagueante. Los seis primeros meses privilegió el diálogo (no habiendo habido ninguna víctima fatal en los conflictos sociales del gabinete Lerner), para pasar luego a la mano dura en los siguientes seis meses (con el Gabinete Valdéz, que acumuló 19 muertos en conflictos sociales) y volver, en Julio del 2012 a intentar el diálogo (con el Gabinete Jiménez).
  • Que  fuera capaz de lograr un balance adecuado entre inversiones en industrias extractivas y derechos de la población y cuidado del medio ambiente. Durante el 2012 el presidente Humala ha terminado asumiendo la idea de que la  inclusión social depende fundamentalmente de los recursos provenientes de los proyectos extractivos, por ello parece haber renunciado a impulsar aspectos claves para el cuidado del medio ambiente como el Ordenamiento Territorial, La Zonificación Económica y Ecológica (ZEE) y el proceso de regionalización.

Es poco probable que en el 2013 asistamos a un cambio de rumbo en las tendencias mencionadas líneas arriba, por lo que podemos afirmar que los temores no se concretarán en el año que se inicia, pero, que las esperanzas tampoco.



[1] ) Banco Mundial:  Informe Regional: La situación del mercado laboral detrás de la transformación de América Latina(Lima, octubre 2012).

[2] ) Perú: la oportunidad de un nuevo ciclo de desarrollo Escenarios prospectivos 2012-2016. (La Paz, IDEA-PNUD, Colección Informes Nacionales de Prospectiva Política PAPEP, Junio – 2012) p.33.

[3] ) La República, 6 de diciembre del 2012

[4])  “Estiman que el Perú podría crecer entre 7 y 9% durante el próximo año” en La República del 26 de diciembre del 2012.

[5])  “El crecimiento económico registrará tasas elevadas en los próximos años”  en  La República  28 de diciembre del 2012.

[6]) Banco Central de Reserva del Perú. Nota Semanal 4 de enero 2013 Resumen Informativo n.1.

[7] ) Observatorio de Conflictos Mineros en América Latina (OCMAL) p.5.

[8]) Cf. José de Echave C ¿Y la Nueva Minería” (Cooperación, 13 de agosto del 2012).

[9] ) Ruiz, Juan Carlos, “Perú: el derecho constitucional al agua potable vs. Libertad de empresa” http://servindi.org/actualidad/58241?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Servindi+%28Servicio+de+Información+Indigena%

[10] ) Mensaje a la Nación del Señor Presidente Ollanta Humala  con motivo del 191° Aniversario de la Independencia Nacional (Lima, 28 de julio del 2012).p.35, negritas en el original).

[11]) Cf. CooperAcción 110 Observatorio de Conflictos Mineros en el Perú. Reporte Segundo Semestre del 2012 ( diciembre 2012) p. 5.

[12]) CooperAcción op.cit. p. 28

[13] ) Willaqniki n.1 (diciembre del 2012) p.21.

[14] ) Cf. Defensoría del Pueblo Reporte de Conflictos Sociales n. 106 (diciembre del 2012).

[15] ) Javier Torres “El Conflicto no es un juego de palabras” en Diario 16, 15 de enero de 2013.

[16]) Perú: la oportunidad de un nuevo ciclo de desarrollo Escenarios prospectivos 2012-2016. (La Paz, IDEA-PNUD, Colección Informes Nacionales de Prospectiva Política PAPEP, Junio – 2012)pp.71, 20-21 y 18.

[17] ) Julio F. Carrión, Ph.D., Patricia Zárate, Mitchell A. Seligson, Ph.D. Cultura política de la democracia en Perú, 2012: Hacia la igualdad de oportunidades (Lima, IEP-Vanderbilt University, 2012) pp. 163, 166-167,  168, 93 ,XXX y XXVIII.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

.
Calle Los Girasoles, Mz. "M" Lt. 20, Los Jazmines de Naranjal,
Los Olivos, Lima, Perú
Telef: (511)637-2915 / Email: isdenmsc2009@gmail.com
Copyright © 2017 - Instituto de Salud MSC "Cristoforis Deneke" - ISDEN